Fin al boicot y aparición de estrellas: Los hitos que deja Seúl 1988

Bochornos, nuevas figuras del deporte y el reencuentro entre países que hasta unos meses eran enemigos marcaron estos Juegos Olímpicos.

El desarrollo de los Juegos Olímpicos Seúl 1988 estuvo marcado por varios hechos que quedarán en la retina de los aficionados, así como también en los libros de historia.

Fin al boicot

Después de sucesivos boicots, en Seúl 1988 compitieron por primera vez entre sí las delegaciones de la Unión Soviética y Estados Unidos. Ambos representativos tuvieron una destacada actuación pues figuraron en los puestos de avanzada en el medallero.

Los números

En total, compitieron 8.391 deportistas (6.197 hombres y 2.194 mujeres), una cifra récord en la historia de los Juegos Olímpicos. Si se suman los árbitros, la cifra asciende a 13.304 personas de 160 países. Un despliegue nunca antes visto

Las estrellas

La gran estrella de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 fue la nadadora estealemana Kristin Otto, quien ganó seis medallas de oro en todos los estilos salvo pecho: 50 libres, 100 libres, 100 mariposa, 100 espalda, 4×100 libres y 4×100 estilos.

De este modo, Otto se tomó la gran revancha ya que fue una de las deportistas perjudicadas por el boicot de su delegación a los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, donde no pudo participar.

Otra de las grandes estrellas de Seúl 88 fue, sin lugar a dudas, la atleta estadounidense Florence Griffith Joyner, quien obtuvo tres medallas de oro y una de plata.

Su oro más importante fue que obtuvo en la prueba de 200 metros planos, donde consiguió un récord mundial con un tiempo que incluso desafió las leyes de la física: 21 segundos y 34 centésimas. Una marca que sólo ella podría superar, pues con apenas 28 años aún tiene para llegar a Barcelona 1982 y revalidar el primer lugar.

Las otras medallas de oro las consiguió en los 100 metros planos y en la posta 4×100. La plata la logró en 4×400.

En varones, el nadador Matt Biondi se llevó cinco medallas de oro (en 50 y 100 metros libres, y relevos 4×100 libres, 4×100 estilos y 4×200 libres), una de plata (100 metros mariposa) y una de bronce (200 metros libres).

El bochorno

Todo indicaba que el rey de los Juegos Olímpicos sería el atleta canadiense Ben Johnson. Con récord mundial, el velocista había ganado la prueba de 100 metros planos con una plusmarca de 9”79. Hasta ahí, todo era felicidad y celebración.

Sin embargo, y apenas 48 horas más tarde, Johnson fue descalificado por dar positivo en un control antidopaje. La sustancia hallada fue estanozolol. De este modo, fue despojado de la medalla de oro, la que finalmente recayó en el estadounidense Carl Lewis, quien había rematado segundo en la final con un tiempo de 9’92.

El medallero

1. Unión Soviética
Total: 132
Oros: 55
Platas: 31
Bronces: 46

2. Alemania Oriental
Total: 102
Oros: 37
Platas: 35
Bronces: 30

3. Estados Unidos
Total: 94
Oros: 36
Platas: 31
Bronces: 27

4. Corea del Sur
Total: 33
Oros: 12
Platas: 10
Bronces: 11

36. Chile
Total: 1
Oros: 0
Platas: 1
Bronces: 0

Lo que viene ahora son los VIII Juegos Paralímpicos Seúl 1988, que se desarrollarán entre el 15 al 24 de octubre próximos.

* Esta nota periodística fue elaborada a partir de archivos de prensa de la época y libros especializados sobre el plebiscito de 1988.