Pinochet se pone la camiseta con Colo Colo: compromete millonario aporte para completar el estadio del club

Colo Colo | Archivo Copesa

Más de $300 millones fueron comprometidos por el gobierno para terminar la segunda etapa del recinto deportivo, a seis días del plebiscito.

Fue una noticia bombástica. A días de que se celebre el plebiscito del próximo 5 de octubre, Augusto Pinochet ofreció a los directivos de Colo Colo ayuda económica para terminar la segunda parte del estadio de Pedreros, ofrecimiento que se concretó durante una audiencia que sostuvo con el presidente del club, Peter Dragicevic, y  el dirigente Eduardo Menichetti.

Los $300 millones dispuestos por el gobierno irían en ayuda de la campaña que está realizando el club deportivo para recaudar fondos y terminar su estadio.

“El Presidente de la República no quiso estar ajeno a esta cruzada y nos ha formalizado el ofrecimiento”, enfatizó Dragicevic a la salida del encuentro, realizado seis días antes del plebiscito que se celebrará este miércoles.

El monto ofrecido permitiría la construcción de un gimnasio para tres mil personas, una piscina olímpica, un casino y dependencias para los jugadores, además de multicanchas, ofreciendo así posibilidades recreativas y deportivas a los socios, destacó el presidente del club.

También informó que el próximo lunes comenzará a entregar los antecedentes al departamento técnico a fin de comenzar la construcción en el menor plazo posible.

Una espera de casi tres décadas

La historia del anhelado estadio de Colo Colo ha sido tortuosa. Inicialmente, el recinto fue pensado en grande, con un aforo de 120 mil espectadores y el anhelo de estar listo para ser una de las sedes principales del mundial de 1962.

En 1956, el entonces presidente del club, Antonio Labán, compró el terreno en las cercanías de Avenida Departamental, donde se iniciaron las obras.

Sin embargo, el terremoto que azotó a Chile en 1960 cambió los planes y detuvo la construcción del recinto por casi 15 años.

En 1975, el estadio de Pedreros tuvo una simbólica inauguración, luego de que se lograran avances tras la venta de Carlos Caszely al Español de Barcelona, pero Colo Colo alcanzó a disputar sólo seis partidos en el recinto antes de devolverse al Estadio Nacional, porque las instalaciones aún no estaban en plenas condiciones.

Ahora, bajo el mando de Dragicevic, Colo Colo aspira a terminar su estadio y así emular lo hecho por Universidad Católica, que apenas hace un mes estrenó su flamante nueva casa, San Carlos de Apoquindo.

* Esta nota periodística fue elaborada a partir de archivos de prensa de la época y libros especializados sobre el plebiscito de 1988.