Compañero de fórmula de Bush se compara con Kennedy y recibe críticas demócratas

Durante el encendido debate contra el demócrata Lloyd Bentsen, Dan Qualye aseguró estar preparado para ser vicepresidente. Su oponente le contestó con dureza: “Senador, serví un cargo con John Kennedy, conocía a John Kennedy; John Kennedy era amigo mío. Senador, usted no es John Kennedy”

El pasado 16 de agosto, en el marco de la Convención Republicana en Nueva Orleans, el candidato a la Casa Blanca, George H. Bush, sorprendió con la elección del actual senador por Indiana, Dan Quayle como compañero de fórmula para las presidenciales del 8 de noviembre. Sin embargo, desde entonces, las críticas no han dejado de lloverle al político de 41 años, quien no tuvo pudor en compararse con John F. Kennedy en el debate contra el demócrata Lloyd Bentsen.

“Tengo mucha más experiencia que muchos otros que buscaban el puesto de vicepresidente de este país. Tengo tanta experiencia en el Congreso como Kennedy cuando buscaba la Presidencia”, dijo Quayle, quien agregó: “En el caso de una tragedia, estoy calificado para ser Presidente”.

Rápidamente Bentsen salió al paso y desestimó cualquier tipo de similitud con JFK. “Senador, serví un cargo con John Kennedy, conocía a John Kennedy; John Kennedy era amigo mío. Senador, usted no es John Kennedy”.

Nacido en Indiana en 1947, Quayle proviene de una familia acomodada dueña del Central Newspaper y del The Indianapolis Star, principales medios de su estado. Su carrera política la inició a los 29 años, cuando se postuló como candidato por el Partido Republicano a la Cámara de Representantes, ganando en 1976 y siendo reelecto dos años más tarde para ese mismo puesto.

Luego, en 1980, derrotó sorpresivamente al senador demócrata Birch Bayh, al que los expertos consideraban invencible. Así, pasó a ser el senador más joven de la Cámara Alta de Estados Unidos. En su labor, destacó en las áreas de Defensa y Recursos Humanos. Sin embargo, desde que Bush lo confirmó como compañero de fórmula, muchos han cuestionado si su rápido ascenso se debe a mérito propio o influencias familiares.

Así, durante el debate de vicepresidentes que tuvo lugar en el Auditorio Cívico de Omaha, en Nebraska, moderado por la periodista Judy Woodruff, Quayle insistió en sus aptitudes para acompañar a Bush durante la campaña. “Estaré preparado no solo por mi servicio en el Congreso, sino también por mi capacidad de comunicarme y liderar”, dijo.

* Esta nota periodística fue elaborada a partir de archivos de prensa de la época y libros especializados sobre el plebiscito de 1988.