La transición de Adolfo Suárez: de franquista a observador por el No

Autor: Claudia Soto

Adolfo Suárez | Archivo Copesa

El ex jefe de gobierno español llegó a Chile para participar como veedor del plebiscito. En Pudahuel fue increpado por seguidores del Sí quienes lo trataron de "traidor".

Tres días cumple en Chile el expresidente español Adolfo Suárez, quien llegó el pasado 2 de octubre al Aeropuerto Pudahuel para participar como observador internacional a favor de la campaña del No. 

Se trata de la segunda vez que el controvertido político español pisa suelo chileno, ya que hace dos años fue invitado por la Fundación Eduardo Frei, para llamar a la oposición a unirse “fuertemente” y motivar la salida de Augusto Pinochet. 

Al arribar al aeropuerto, el ex jefe de gobierno de España fue recibido con abucheos y gritos de “traidor” por partidarios del régimen, quienes le enrostraron su rol en pleno auge de la dictadura de Francisco Franco, que fue tildada de “fascista” por la izquierda que hoy está detrás del No en Chile. 

Además, lo acusaron de “haber vendido España”, por su cercanía posterior al mundo liberal. 

Suárez, además de ascender como un importante funcionario de la Radio y Televisión Española, llegó a ser vicesecretario general del Movimiento Nacional, es decir, el tercer hombre del franquismo. El segundo fue Fernando Herrero Tejedor, quien lo formó en su carrera política, solo antecedido por Franco. 

Ante las críticas, el observador por el No dijo que su objetivo era “poder informar, después de conocido el resultado y las informaciones que hayamos obtenido, a la comunidad internacional de lo que ha sucedido en Chile durante el plebiscito presidencial”.

* Esta nota periodística fue elaborada a partir de archivos de prensa de la época y libros especializados sobre el plebiscito de 1988.